10 Beneficios de ducharse con agua fría en la naturaleza

ducharse-con-agua-fria

Tiempo de lectura 4 min ⌛️ 

Para los amantes de la naturaleza no hay nada como pasar el tiempo al aire libre, respirando aire puro, o durmiendo bajo las estrellas. Estar en contacto con la naturaleza es una sensación increíble, aunque en ocasiones pueda resultar incómoda, como cuando queremos asearnos y solo disponemos de agua fría.

Si no eres Wim Hof y eres un mortal común, tendrás por costumbre bañarte con agua caliente, más aún cuando es invierno y las temperaturas son bajas. Estamos tan acostumbrados a disponer de agua caliente que nunca reparamos en ducharnos con agua fría. El mero hecho de imaginar la escena y ya nos da frío.

No obstante, muchas culturas de zonas septentrionales del globo terrestre donde la temperatura «normal» es bajo cero, han descubierto y valorado los cuantiosos beneficios de bañarse en el mar, incluso en invierno. Estamos hablando de temperaturas muy bajas.
Es por esto que ducharse con agua fría se recomienda a menudo como terapia para una mejor calidad de vida, basado en tradiciones culturales.

Cuando estés en medio del un bosque o en la montaña haciendo trekking, es poco probable que encuentres aguas termales en las que puedas relajarte. Lo probable es que encuentres ríos, cascadas o lagos con agua gélida proveniente de las montañas.
Si te gusta acampar y disfrutar de la naturaleza en su estado más puro, ya te habrás acostumbrado a ello. Y si no, te proponemos 10 beneficios de ducharse con agua fría, para que la próxima vez tengas no tengas excusas.
Además te explicamos como hacerlo para que puedas aclimatar tu cuerpo antes y no coger un resfriado.

Los 10 beneficios de ducharse con agua fría

Es beneficiosos ducharse con agua fría. Se ha comprobado que favorece la salud de muchas formas. Y es una buena idea que comiences a practicar esto para poder hacerlo bien en la naturaleza.

Bañarse con agua fría es algo que se practica con frecuencia en países nórdicos como Noruega y Rusia. En esta última es motivado por tradiciones religiosas.

Al observar los beneficios físicos y anímicos que se obtienen quienes lo practican, se han popularizado los beneficios de una ducha fría para comenzar el día. Los más importantes son los siguientes.

Activa y energiza cuerpo y mente

El contacto del cuerpo con al agua fría inicia un proceso de termogénesis, mediante el cual quema las grasas almacenadas para obtener calor. Esto lo logra incrementando la circulación, lo que también lleva más oxígeno hacia los músculos, dándoles más fuerza.

Esto también tiene un efecto estimulante del sistema nervioso, lo que favorece la atención y la claridad mental. Es por esto que un consejo muy popular es lavarse la cara con agua fría por las mañanas para despertar definitivamente y comenzar el día con una plena capacidad de concentración.

Mejora la circulación

El aumento de la circulación también mejora la irrigación de arterias muy pequeñas en las piernas. Es excelente para disminuir las conocidas “arañitas” y para prevenir la posibilidad de desarrollar várices y otras alteraciones de este tipo.

Acelera el metabolismo

Una ducha fría en la mañana es una forma reconocida de favorecer la pérdida de peso. Esto se debe que incrementa la pérdida de grasas, aumentando la taza metabólica, o la velocidad con la que el cuerpo consume los lípidos.

Refuerza el sistema inmune

La exposición prolongada del organismo al frío puede provocar la proliferación de los virus que causan gripes y resfriados.

No obstante, se ha comprobado que una ducha de agua fría durante unos minutos en realidad incrementa las defensas.

De hecho, fomenta la producción de los glóbulos blancos que hacen que tu cuerpo sea más fuerte ante la presencia de estos virus.

Mejora nuestro estado de ánimo y combate la depresión y la ansiedad

La reactivación que ejerce el agua fría en el sistema nervioso también tiene efectos favorables en el estado de ánimo. Concretamente, fomenta la producción de serotonina y de dopamina, que son los neurotransmisores de la felicidad.

Cuando posees un buen nivel estos en tu cerebro, tienes un excelente humor, reduces la posibilidad de deprimirte y también te relajas suprimiendo cualquier tendencia a la ansiedad.

Reduce el estrés

Si tu cuerpo ha pasado por una etapa de estrés, una ducha de agua fría te es excelente para lograr que tu cuerpo se relaje y recupere el balance que necesita para un funcionamiento saludable.

Mejora la salud de la piel y pelo

Este tipo de baño también tiene beneficios estéticos naturales. Con frecuencia se recomienda el agua fría para el pelo y la piel, ya que el incremento en la circulación que ofrece, benefician su aspecto.

Un aumento en la irrigación estimula los folículos pilosos, lo que fortalece cada fibra capilar. De este modo se robustece notablemente toda tu cabellera.

En lo que respecta a la epidermis el agua fría ofrece un efecto tensor que mejora su complexión. A diferencia del agua caliente que remueve excesivamente el cebo y da una sensación escamosa después, cuando está a bajas temperaturas remueve mejor las células muertas.

También mejora su resistencia al viento, al sol y al paso del tiempo.

Favorece la libido, e incrementa la testosterona

Contrariamente a la creencia popular este método tiene beneficios nada despreciables para tu vida sexual. Una ducha de agua fría incrementa la testosterona en tu cuerpo. Esto provocará sin dudas un aumento en la libido y una mayor producción del esperma.

Además el agua fría en los testículos protege a los espermatozoides, lo que aumentará la fertilidad en el varón.

Ayuda a conciliar el sueño

Una rápida ducha de agua fría antes de ir a dormir puede ser un factor desencadenante del sueño. Cuando el centro del cuerpo permanece a una temperatura elevada, puedes experimentar problemas para descansar debidamente.

En este caso puedes ayudarte bañándote con agua fría para regular este problema y lograr un sueño reparador.

Tratamiento de dolores musculares e inflamaciones

Cuando los deportistas tienen lesiones o dolores musculares muy molestos, es casi seguro que recurran a baños de agua fría. Y hay buenas razones para que lo hagan.

La exposición del cuerpo a bajas temperaturas, sobre todo en las zonas afectadas, provoca una vasoconstricción. Es decir reduce un poco la capacidad de las venas y arterias. De este modo disminuye la circulación, lo que limita cualquier inflamación y sus correspondientes malestares.

La ducha fría adelgaza, ¿mito o realidad?

No hay evidencias pero estimula metabolismo, al forzar al cuerpo a generar calor con posibilidades de aumentar el consumo energetico. ademas, nos da energia y eso ayuda a quemar grasas si lo combinamos con ejercicios fisico activo….

Seguramente habrás escuchado que el agua fría adelgaza y que te lo habrán recomendado más de una vez si tienes que bajar de peso.

Lo lógico es preguntarse, ¿es cierto o solo un mito más? Pues bien, podemos decir que es una verdad a medias.

Como dijimos antes, ducharte con agua fría favorece la termogénesis que es la capacidad del cuerpo de quemar las grasas con su propio calor. Esto aumenta la velicidad del metabolismo haciéndolo un poco más rápido para procesar los lípidos y obtener energía.

Pero no es un factor adelgazante en sí mismo. No vas a perder peso solamente con bañarte con agua fría. Solo te provee de un pequeño impulso que puede ser de ayuda, junto con medidas tales como comer sano y hacer ejercicio.

Como ducharse con agua fría y no morir en el intento, práctica y hábito

Por supuesto no puedes sumergirte en aguas frías de un día para el otro. Tienes que preparar a tu organismo en forma gradual. Incluso deberías consultar a tu médico para que confirme si realmente puedes hacerlo.

Ducharse con agua fría es malo para personas con problemas de hipertensión, o que tengan sobre peso. Si tienes una buena condición física ten en cuenta lo siguiente:

  1. Ducharse todos los días con agua fría aumentará gradualmente tu resistencia a las bajas temperaturas.
  2. Intercala con una ducha de agua caliente durante los primeros días para que el cambio no sea tan extremo.
  3. También puedes hacer un baño de contraste. Es aquel en que el usas la ducha fría o caliente cada cierta cantidad de minutos (cada 3, por ejemplo).
  4. Recuerda que para ducharse con agua fría en invierno no tiene que hacerse de forma prolongada. Es suficiente que se extienda hasta 5 minutos, para que cumpla su cometido.
  5. Si tienes la oportunidad de bañarte en una laguna después de acostumbrar tu cuerpo, recuerda hacerlo con un poco de ropa. Al salir sécate rápido y vístete desde arriba hacia abajo, cubriendo primero el pecho y finalmente los pies.
  6. Ahora ya conoces los beneficios del agua fría para tu salud y tu calidad de vida. Esto te ayudará desarrollar una mayor resistencia para poder bañarte en un cauce a bajas temperaturas en la naturaleza.