Saltar al contenido
PasionOutdoor

Cómo hacer fuego con elementos naturales y sin la ayuda del mechero

como-hacer-fuego

Te escuecen las palmas de las manos, tras mucho tiempo el palo que sostienes comienza a quemar en contacto con la piel, y finalmente te obstinas y dejas de intentarlo. Casi todos hemos emulado en una excursión a nuestros antepasados intentando hacer fuego sin mechero para finalmente tirar la toalla.

El fuego nos aporta calor, con el cocemos los alimentos para una mejor digestión y un mayor aporte energético, nos da luz y un sinfín de aplicaciones más que mejoran nuestra calidad de vida. Todo ello a nuestra disposición con un simple chasquido de dedos ¿O no?Hoy en día obtener fuego de cualquier tipo no supe un mayor esfuerzo para nosotros pero ¿serías capaz de obtener este valioso elemento con tus propias manos?

Sigue leyendo para saber cómo  hacer fuego sin mechero, usando únicamente materiales que podemos encontrar en la naturaleza.

En este post aprenderás como hacían fuego en la prehistoria nuestros antepasados hace unos 800 mil años atrás. Y como curiosidad, te enseñamos cómo puedes hacer fuego con una pila.

Te garantizamos que hacer fuego al libre no es como aparece en las películas, no es tan fácil. Para encender fuego en un entorno natural debes hacer acopio de mucha paciencia y determinación. Hacer fuego con palos y otros elementos naturales es una experiencia casi mística, y si eres constante siguiendo los pasos que te enseñamos podrás vivir la maravillosa sensación de generar fuego con tus propias manos.

Como hacían fuego en la Prehistoria

No hay mejor forma de aprender a hacer fuego que volviendo la mirada al pasado, cientos de miles de años atrás, y seguir los pasos de nuestros antepasados. Estos básicamente usaban palos, yesca seca y piedras.

Como hacer fuego con palos

Palos, troncos, trozos de madera y cualquier tipo de leña son el punto de partida para lograr fuego por fricción.
Debemos tener una tabla de madera o un pedazo amplio de esta material lo más liso lo posible (límpialo y púlelo si es necesario). También necesitaremos un palo no más grueso que un dedo meñique, astillas y yesca para hacer fuego.

Para asegurarnos el éxito, todos estos elementos tienen que estar completamente secos, de lo contrario nos resultará muy difícil lograr siquiera una chispa.

Para hacer fuego con palos seguiremos los siguientes pasos:
1. Coloca la tabla o madera de base en el suelo y sostenla con un pie para que no se mueva.
2. Tienes que usar un palo delgado similiar a un dedo meñique que funcionará a modo de taladro para crear fuego. Límpialo bien de astillas y ramas menores con un cuchillo para que esté lo más liso posible.
3. En la madera de base puedes crear una muesca donde se apoyará el palo percutor (el «taladro»). Te ayudará a concentrar la fuerza en ese punto y facilitarnos el trabajo.
4. Coloca corteza y restos de hierba seca así como un poco de yesca debajo de la madera donde realizarás la fricción. Tiene que ser en un borde de la base, para que sea más fácil.
5. Ubica el palo percutor en la muesca y realizar un movimiento giratorio, de un lado a otro, moviéndolo entre las palmas de tus manos. La madera no solo tiene que girar, también tienes que hacer presión hacia abajo para crear la fricción correcta.
6. Realiza este movimiento de forma incesante sin detenerte y aumentando la velocidad gradualmente. La constancia es fundamental aquí. Si comienzas a ver humo, estás en buen camino, pero no te detengas, sigue aún con mayor empeño hasta que el «taladro» llegue hasta el fondo y produzca una chispa en la yesca que está debajo.
7. En cuanto obtengas la primera brasa, añade más yesca y sopla suavemente para avivarlas.
8. En la medida que comiencen a crecer, incorpórale paulatinamente astillas, ramas pequeñas, hasta usar trozos de madera más grandes.
De este modo, lograrás una copiosa fogata, que te dará calor  y confort en la oscuridad.

El pedernal, la piedra para hacer fuego

Es posible usar una piedra para hacer fuego tal como se ha hecho desde tiempos remotos.
Pero como hemos remarcado no es tan fácil como las películas lo quieren hacer ver.
Para hacer para fuego, no podemos usar cualquier pedrusco, son muy pocas rocas las aptas para genera un chispa y crear fuego.
Las únicas piedras que sirven como pedernal son la pirita (cuyo nombre viene del griego pyros que significa fuego) y sus familiares como la marcasita.
Si ya tienes yesca y pedernal que cumpla estas condiciones, entonces podemos comenzar con los siguientes pasos para crear el elemento divino con nuestras propias manos:
1. Haz acopio de una buena variedad de yesca seca. Pueden ser hojas, líquenes de árboles, plumeros o cortadería selloana, hierbas, ramitas pequeñas o corteza de abedul. La variedad contribuirá a un fuego más fuerte y duradero.
2. Elige una porción de yesca, la que te parezca más seca e inflamable y colócala sobre un tronco seco, piedra, o en dónde te sientas más cómodo para trabajar.
3. Comienza a golpear con firmeza las piedras del pedernal cerca de la yesca hasta que esta se encienda.
4. Estas chispas no son visibles a la luz del día, por lo que tienes que prestar atención a la yesca, cuando esta comience a desprender humo abundante y posteriormente se forme el fuego.
5. A continuación debemos avivar el fuego, soplándolo suavemente y añadiendo gradualmente las hojas secas, astillas, ramas y madera hasta crezca hasta llegar a una confortable fogata.

Pedernal marca Grenhaven

  • Resistente a la humedad
  • 9.000 usos
  • 6 cm - 100 gr

Otras piedras para hacer fuego

Si prefieres usar piedras para hacer fuego cuando estés en la naturaleza, vale la pena que te tomes el tiempo para reconocer aquellas que tienen la capacidad de emitir esta chispa sagrada.
Las que te van a servir son la piedra molar, o las rocas sedimentarias, como la radiolarita. Este tipo de rocas se pueden encontrar a orillas de los ríos junto a otros tipos de piedra.
Presta atención a las que tienen formas robustas, con algunos destellos brillantes como es el caso de la pirita. Las mejores son las que tienen colores oscuros e intensos, rojizos y blanquecinos.
La mejor manera de reconocerlas es golpearlas con un cuchillo de acero y ver si emiten alguna chispa, de ser así estaremos ante un buen sílex mineral, ideal para los momentos en los que debamos hacer fuego con piedras.

Un método artificial: Como hacer fuego con una pila

¿Sabes cómo hacer fuego con una pila? Por muy extraño que parezca es posible usar una cosa tan cotidiana como para producir fuego.
Lo que necesitas es una pila, de ser posible una AA. o puedes usar dos pilas medianas (AAA).
También tienes que tener papel aluminio. En medio de la naturaleza, puedes usar el del envoltorio de un snack, como un chocolate.

El proceso es el siguiente:
1. Corta el papel aluminio en 2 tiras delgadas que sean extremadamente finas en uno de sus extremos. Esto hará las veces de resistencia.
2. Coloca estas tiras del lado metálico tocando el polo negativo y el positivo. Debes sostenerla con tus dedos. Los extremos delgados deben estar cerca, como si fuesen a hacer contacto.
3. Utiliza algodón seco o yesca fina para hacer que estos extremos se toquen.
4. En cuanto estos desprendan una llama pequeña se encenderá la yesca que tengas más cerca, y la podrás usar para crear un fuego más grande.
La ventaja de este método es que solo necesitas dos elementos muy simples, que pueden formar parte de tu equipo de camping, para lograr fuego de forma rápida.

Cuando se puede hacer fuego en el campo

El fuego es una fuente de energía valiosa siempre y cuando esté bajo control. De no ser así, puede transformarse en un incendio y por ello no siempre se puede hacer fuego en el campo.
Es por eso que en determinas regiones de España rigen leyes y ordenanzas que establecen de manera estricta la prohibición de encender fuego de ningún tipo en el campo.
No se pueden hacer hogueras, fogatas, y las quemas de carácter agrícola suelen estar estrictamente controladas.
Este edicto es válido para las zonas forestales y su objetivo es el de evitar incendios forestales que puedan salirse de control y causar daños irreparables.
Por eso confirma lo establecido por la reglamentación vigente en cualquier zona en la que desees acampar. Evita cometer algún error que infrinja la ley y te pueda causar problemas.