Guía para elegir y comprar crampones

crampones

Los crampones son las puntas de metal que se acoplan al calzado de montaña con el fin de otorgarnos tracción y agarre en terrenos nevados y superficies heladas.

Su uso nos permite caminar de forma segura entre glaciares y escalar sobre paredes verticales de hielo. Los crampones y piolets son esenciales para garantizar nuestra seguridad en cualquier travesía en este tipo de terrenos.

Estos accesorios, llamados de forma coloquial (y errónea) «grampones», fueron ideados a comienzos del siglo XX por Oscar Eckenstein, un huraño ingeniero y montañero inglés.

Gracias a su innovador diseño de 10 puntas logró que sus expediciones alpinas resultaran más fáciles reduciendo la necesidad de tallar escalones en terrenos escarpados (antes de existir si esculpían literalmente los escalones en el hielo o la nieve).

Posteriormente, el francés, Henry Grivel (fundador de la popular marca de productos de montaña y crampones Grivel) convirtió el diseño primigenio de Eckenstein en un producto comercial, incluyendo otras innovaciones como las puntas delanteras.

Cómo elegir el crampón correcto

Ya sea que practiques alpinismo, esquí de montaña, te dispongas a escalar una pared de hielo  o realizar una travesía mixta, vas a necesitar un buen par de crampones para tus botas.

Conocer la anatomía básica de un crampón es importante a la hora de elegir el modelo que necesitas para tu actividad. En este post entenderás que características (número de puntas, fijaciones y material) hacen que un modelo de crampon sea mejor para una disciplina u otra.

crampon-partes
Modelo Lynx de Petzl

Las puntas

Es la característica principal del crampón, el elemento que te proporcionará la estabilidad y fijación que necesitas para una marcha segura. Por tanto, cuanto más puntas tenga nuestro crampon más agarre tendremos.

Sin embargo, más puntas no es sinónimo de mejor, cada actividad requiere un número de puntas especifico. Veámoslas.

De 4 a 6 puntas: El modelo más básico. También llamado “medio crampón” porque las puntas solo cubren la mitad de la suela, concretamente la zona del talón. De uso cotidiano, su función básica es la de evitar que resbalemos y tener una pisada más firme sobre terrenos sin pendiente y con poca nieve o hielo. Estos mini crampones, son apropiados para paseos e incluso en ciudades donde nieva y hiela a menudo. Aconsejadas para travesías de senderismo sin ascensos, y como crampones para zapatillas. No disponen de puntas delanteras.

De 8 a 9 puntas: Crampones indicados para escalada técnica sobre hielo, competición y dry-tooling. Carecen de puntas en la zona central, adquiriendo toda la importancia las puntas delanteras encargadas de fijarnos a la pared. Los modelos pueden ser mono o bipuntas.

De 10 puntas: Aportan una fijación óptima en travesías con ascensos de poca pendiente y nieve blanda. Ideales para esquí de montaña. Normalmente fabricados en aluminio para aligerar el peso del equipo del esquiador.

De 12 puntas: Para travesías y trekkings técnicos en terreno mixto y ascensos de mayor elevación. Recomendados para rutas con tramos de escalada en hielo y nieve dura. Generalmente comercializados en acero.
A diferencia del modelo de 10 puntas, incluye 2 puntas secundarias mayores para un mayor anclaje en pendientes más acusadas.

¿10 o 12 puntas, cual elegir?

Para montañismo en general las opciones se reducen a crampones de 10 o 12 puntas.

Se trata de los modelos más comunes y extendidos. Si estas empezando y no te decides puede resultar difícil escoger entre uno u otro.

Para tu primer par de crampones nuestra recomendación es que te hagas con crampones de 12 puntas.

A continuación te explicamos cuáles son las diferencias más importantes de tener 10 y 12 puntas para que decidas cual es mejor para ti.

La principal diferencia es que las puntas secundarias (las puntas que se encuentran a continuación de las frontales), sobresalen aún más en los de 12 para ganar estabilidad en terrenos inclinados.

Las 12 puntas cubren una gama más amplia de escalada que sus homólogos de 10 puntos, siendo pues más versátiles. Con un buen par de crampones petzl o grivel de 12 puntas, puedes escalar hielo vertical, hacer escalada mixta, así como caminar sobre casi cualquier glaciar y superficie gélida.

El modelo de Crampon Petzl Linx cumple a la perfección con estos requisitos.

Con unos de 10 puntas tendrás buenas prestaciones, y también son aptos para escalada en hielo vertical, satisfaciendo casi cualquier demanda. Pero esas dos puntas de más en los 12 marcan la diferencia y te darán un plus que agradecerás.

Los crampones de 12 puntas te aportan un extra a nivel técnico que no encontrarás en unos de 10, especialmente cuando tengas que encarar a ascensos y escaldas verticales.

Desventajas de las 12 puntas

Disponer de puntas secundarias mayores pueden resultar un inconveniente al andar en superficies planas. La función de estas puntas es la de dar soporte en la escalada y en un terreno llano nuestras botas tenderán a anclarse. Podemos sentir que se enganchan un poco más de lo normal, pero no resulta un impedimento para andar con comodidad.

Tener dos puntas de más incrementa ligeramente el peso total del crampón, pero no es un diferencia sustancial, ni sentirás que merma el progreso de tu marcha.

Si no aspiras a hacer nada técnico, un crampón de 10 puntas será más que suficiente. Pero si tienes tienes la idea de comenzar a realizar ascensos más técnicos, te recomendamos esas dos puntas extras.

Por otro lado, tener un crampón de 12 puntas no implica necesariamente que tengas que realizar ascenso o travesías muy técnicas, puede que no los necesites casi nunca, pero cuando por las condiciones las necesites y se presente la ocasión será un bendición que estén ahí.

En resumen

Tener 12 puntas frente a tener 10 implica que tus crampones dispondrán de un mayor rango de adaptación al terreno. Te darán mayor control, estabilidad y confianza en terrenos escarpados sin resultar un inconveniente para tu marcha, salvo un ligero incremento del peso y un mayor anclaje en superficies planas, factores casi imperceptibles.

Las puntas delanteras

Las puntas delanteras del crampon se proyectan hacia adelante, con una ligera curvatura hacia abajo con el objetivo de ofrecernos adherencia a la pendiente del terreno.

puntas-de-crampones

Son los únicos pares de puntas que no son perpendiculares a la suela. Existen tres tipos de puntas delanteras:

Puntas planas u horizontales: Son casi una extension plana de la punta del crampón pero con una ligera inclinación. Al ser planas y tener una disposición horizontal, ofrecen una mayor superficie de apoyo,  lo que permite dispersar nuestro peso en un área mayor, posibilitando tener tracción suficiente para andar y escalar sobre terrenos de nieve blanda. No son aptas para escalada vertical sobre hielo.

Puntas en sierra o verticales: Inclinadas perpendicularmente a la suela del crampon. Se asemejan a un cuchillo para bistec o mini piolet que sobresale de la punta. Diseñadas para que clavemos la punta en una superficie dura sin realizar una flexión y sin perdida de estabilidad como ocurriría con las puntas planas en superficies sólidas. Su perfil más pequeño y serrado permiten penetrar con mayor profundidad. Ideales para escalada técnica sobre hielo o Dry-Tooling. Existen puntas frontales verticales en monopunta y desmontables.

Puntas en T: Una combinación de los modelos anteriores. En la punta la superficie es estrecha con forma de sierra y se va aplanando y ensanchando a medida que se aproxima al esqueleto del crampon. Tipo de punta polivalente que ofrece buen rendimiento en tramos helados de pendientes no pronunciadas. Para especialización y escalada vertical recomendamos las puntas en sierra o Verticales.

Monopunta y bipunta: La monopunta, una sola punta en lugar de dos, adquiere importancia en la escalada más vertical sobre hielo.
Si tu prioridad es tener mayor libertad de movimientos y desarrollar la técnica escoge crampones monopunta. Permiten una mayor maniobrabilidad, como pivotar lateralmente. Con respecto a la bipunta, la perdida de agarre en paredes verticales es menor.

Las fijaciones

Como ocurre con los esquís, las tablas de snowboard o las raquetas de nieve, los crampones utilizan un sistema de fijación para mantenerse firmemente sujetos a las botas.

Al igual que ocurre con aquellos, también hay diversos de sistemas de fijación para los camprones.

Es una práctica común identificar los tipos de crampones por su modelo de fijación.

Crampones de correas

Es el tipo de fijación más común y versátil para crampones.

Una correa va desde el talón del crampon hacia la punta y vuelve a la parte posterior, pasando por una anilla en forma de arnés en la zona delantera. Finalmente rodea el tobillo y se cierra mediante un nudo o hebilla.
De esta forma el crampón queda fijado a la suela de nuestras botas.

crampones-de-correas

Los crampones de correas se fijan casi a cualquier tipo de bota, sea blanda, rígida o semirrígida, incluso las de ski. Se trata de un sistema un poco más laborioso y no es es el más solido, pero su polivalencia, vale para cualquier tipo de bota, lo hace en una excelente opción para todo tipo de actividades, desde travesías mixtas hasta incluso escalada por rutas de hielo moderadas.

Para aquellos con más de un par de botas de montaña es una excelente opción para no gastar un crampon por cada bota.

Crampones semiautomáticos

Los crampones semiautomáticos son un híbrido entre los crampones de correas y los automáticos. Combinan un arnés delantero envolvente plástico, similar a los de correa, con un inserto trasero donde se engancha la pestaña de la bota. Por ello, necesitarás que tu bota tenga un rebaje trasero al cual ajustar el crampón.

crampones-semiautomaticos

El crampon semiautomático es la mejor opción para escaladas y pendientes mixtas con hielo.

Crampones automáticos

Los crampones automáticos disponen de dos elementos mediante los cuales quedará sujeta nuestra bota: una barra metálica en forma de arco en la zona delantera donde se encajará la puntera y una talonera o leva en la parte trasera donde se acoplará el talón de la bota.

crampones-automaticoscrampones-ligeros

A la hora de acoplar la bota tenemos que asegurarnos de regular la medida del crampon ya que nuestro calzado tiene que encajar con un poco de presión entre ambas piezas, de forma que quede firmemente ensamblado en la estructura.

Se trata de la fijación más firme y compacta, aportando estabilidad y ligereza.
Además los crampones automáticos son los más fáciles de quitar y poner y ofrecen una instalación muy segura.

Para usar los crampones automáticos necesitamos un tipo de bota rígida que dispongan de una rebaba en la puntera y una pestaña en el talón para acoplarlo.

botas-cramponables

Tanto los crampones automáticos como lo semiautomáticos necesitan botas cramponables, un tipo específico de bota. Para evitar riesgos, debes elegir el crampón compatible con tus botas para la actividad que vayas a realizar.

En el siguiente apartado te explicamos qué tipo de crampon es el adecuado para cada modelo de botas.

Botas Cramponables, botas para crampones

En el calzado de montaña hay una nomenclatura de categoría para las botas. Esta clasificación determina la actividad para la que están destinadas. Existen cuatro categorías: B0, B1, B2 y B3, siendo botas cramponables las 3 ultimas.

Cada nivel indica un incremento técnico de la bota y su compatibilidad con los crampones.

botas-semirigidas-cramponables

La clasificación C para crampones se refiere directamente al tipo de fijación del crampón. C1 corresponde a los crampones de correas, C2 a crampones semiautomáticos y C3 crampones automáticos.

Para saber que fijación es la mejor para nuestras botas puedes guiarte por esta tabla.

CATEGORIA DE BOTA CATEGORIA DE CRAMPÓN ACTIVIDAD
B0 Ninguno Senderismo, running, Trail running, aproximación
B1 C1 Trekking, mediamontaña
B2 C1-C2 Trekking avanzado
B3 C2-C3 Alta Montaña

La categoría de botas B0 equivale a botas blandas, para las cuales no se recomienda el uso de crampones. 

B1 define las botas cramponables de trekking más avanzadas pudiendo ser blandas, siendo la mayoría semirrígidas. Se pueden usar todo tipo de crampones, pero preferiblemente los semiautomáticos. 

La botas B2 son botas semirrígidas cramponables que incluyen pestaña en el talón, y la B3 corresponde a un tipo de bota técnica y rígida de alta montaña con pestaña trasera y rebaba en la puntera.

Para este tipo de botas se debe evitar el uso de crampones con correas (C1) ya que debido a su diseño no se ajustarán correctamente.

Material de fabricación

En el mercado encontramos principalmente crampones de acero o acero inxoidable y de aluminio.
El peso hace la diferencia entre ambos. Los fabricados en aluminio son crampones ligeros en comparación con los de acero.

Si estas buscando unos crampones para alpinismo o esquí de montaña, el aluminio es la mejor elección. En este tipo de actividades se tiende a reducir el peso del equipaje al mínimo posible y las posibilidades de encontrarnos con superficies y terrenos rocosos por los que tendremos que escalar son menores.

Para el resto de actividades como la escalada técnica sobre el hielo o escalada mixta necesitaremos crampones de acero.
Son más pesados pero más resistentes y duraderos, por este motivo se recomiendan también para trekking técnicos, con senderos mixtos de hielo y mayores niveles de inclinación. Este tipo de material es además especialmente resistente a la oxidación y la corrosión.

Antibots

La función de los antibots (también llamados “antisnow” o “antizueco”) es fundamental ya que garantiza la tracción total del crampón al terreno.

Cuando incurrió en el mercado su uso fue ignorado, pero con el paso del tiempo se fue incorporando hasta convertirse en una pieza imprescindible.

Los antibots se fijan a la zona inferior de los crampones para evitar que la nieve se acumule debajo de ellos y prevenir así la generación de zancos de nieve, que provocarían resbalones y la perdida drástica de agarre de nuestros crampones.

antibots-para-crampones

Los antibots son comercializados por los mismos fabricantes de crampones y la mayoría vienen incluidos de fábrica.

Están realizados en de plástico o látex y duran varios años. Para su sustitución la mayoría de marcas disponen de repuestos de venta por separado.

Donde comprar crampones baratos

En resumen, unos buenos crampones te prevendrán de riesgos innecesarios, por lo que su compra es una pequeña gran inversión. Pequeña porque adquirir unos buenos crampones no supone un gran dispendio económico (100€-150€) y grande porque su retorno es muy alto, te pueden llegar a salvar la vida.

Si ya te has decidido a comprar tus crampones, puedes adquirir crampones baratos y a precios asumibles en una tienda especializada.Puedes adquirir tus crampones en Amazon. En su web encontrarás crampones Petzl, Grivel y Camp, marcas consolidadas en el sector y con productos de alta gama.

Los crampones Grivel y Petzl son sinónimo de confianza y calidad asegurada. En Amazon también puedes encontrar crampones baratos y precios muy competitivos en modelos menos técnicos.

Comprar tus crampones en Amazon te garantiza la entrega dentro de un plazo estimado breve, algo que en ocasiones resulta imposible en tiendas físicas por falta de stock.

Te dejamos estas tres buenas opciones de crampones de Correa, Semiautomáticos y automáticos.

Modelo
Crampones SALEWA
Crampones PETZL
Cramp-O-matic G12 de GRIVEL
Imagen
SALEWA Alpinist Walk Accesorio, Adultos Unisex, Azul, Talla Única
PETZL - Sarken Loverlock Universel, Color Black
Grivel - G12 Cramp O Matic, Color Black
Tipo
Correa
Semi-automático
Automático
Material
Acero
Acero
Acero Cromoly
Número de puntas
12
12
12
Peso
850 gr
900 gr
950 gr
Precio
87,98 EUR
152,90 EUR
151,98 EUR
Valoración
Modelo
Crampones SALEWA
Imagen
SALEWA Alpinist Walk Accesorio, Adultos Unisex, Azul, Talla Única
Tipo
Correa
Material
Acero
Número de puntas
12
Peso
850 gr
Precio
87,98 EUR
Valoración
Modelo
Crampones PETZL
Imagen
PETZL - Sarken Loverlock Universel, Color Black
Tipo
Semi-automático
Material
Acero
Número de puntas
12
Peso
900 gr
Precio
152,90 EUR
Valoración
Modelo
Cramp-O-matic G12 de GRIVEL
Imagen
Grivel - G12 Cramp O Matic, Color Black
Tipo
Automático
Material
Acero Cromoly
Número de puntas
12
Peso
950 gr
Precio
151,98 EUR
Valoración